Blog

Literatura, Poesía, Poesía joven, Poesía peruana

sucedía también a veces

sucedía también a veces 
                  que al final del día solo éramos
                  Mujer y Hombre con un poco de arena
                  destinada a perderse
                  en la desventura del tiempo
 
                  la noche se tejía en nuestros ojos
                  como una vieja telaraña
                  y silenciaba al grito salvaje
                  entre las sombras
 
                  entonces
                  nos desvestíamos y dialogábamos
                  con la pobreza de nuestros trajes acabados
                  y también jugábamos entre  la nada
                  sin principio ni fin
                  en la rayana existencia que nos designaron
                  al llegar a casa

Anuncios
Sin categoría

al principio era la nada

                      al principio era la nada
                      luego las palabras fueron llenando el vacío
                      hasta completar la especie
 
                      con un poco de polvo
                      y un poco de aire se inventó el sufrimiento
                     que siglos más tarde Madre padeció
                     al parir al Hijo de la estirpe que nadie llegó a conocer
 
                      el otro lado no existía
                      y los hombres y las mujeres
                      vivían con la voluntad de los astros durante el día
 
                      por la noche se amarraban hasta aniquilar
                      el deseo de la carne: así se inventó
                      la primera religión para la humanidad

                      sin embargo
                      los males fueron llegando con el viento
                      la lluvia y el fuego 

                      por eso en los cuadros
                      la ausencia de Madre era un hueco atravesado
                      en los ojos
 
                      y porque de polvo se llenaron nuestros ojos
                      no pudimos ver el paso del tiempo
                      ni en la ventana
                      ni en nuestros cuerpos
 
                      de esta manera nos fuimos poblando
                      de olvido y desesperanza
                      hasta los días venideros en que nací
                      con el dolor de Madre y la ausencia de Padre

Literatura, Poesía

se levanta la mañana

se levanta la mañana

             tras la ventana el día que se abre  

             una sombra se arrastra desde la acera con todo el ruido que le queda

             su corazón se alborota entre diástoles y sístoles ininteligibles

 

             la garúa se desborda hacia el lecho de quienes se esconden bajo el puente

             las paredes intentan decir algo y vibran

             con su propio lengua

             y sus propios signos de destrucción

 

             el mundo en su panorama ruin se observa

             como médulas alborotadas

             que se anudan

             hasta el suicidio  

 

             a las nueve

             el smog es un fantasma que se despierta alegremente

             se ensancha y se eleva al cielo

             y nos deja ensombrecidos

             de cuerpo y alma

 

             porque de cuerpo y alma

             está hecho el ruido de los niños

             que se ausentan de la mesa familiar

 

             y también

             a las seis de la tarde

             está lleno de cuerpo y alma

             el grito de la mujer

             que nadie quiere escuchar a la mitad de la calle

Literatura, Poesía

una araña ha venido

una araña ha venido a tejer

           su casa en mi casa

           donde la destrucción sucede

           al canto de un grillo

 

           una araña, puede ser pequeña

           para nuestras manos insaciables

           pero cuando nos atrapa

           como moscas muertas

                                              nos devora

 

           los brazos, las piernas

           la cabeza y el tronco se diseccionan

           y nos deja destejidos

           con las palabras ausentes de la media noche

 

           una araña ha entrado

           yo no me corro, ni huyo

           sus hilos van formando

           estas islas ensangrentadas

Literatura, Poesía

y así los hombres fueron

y así los hombres fueron

             construyendo

             un cuadro repleto de historia 

             de imágenes fracturadas

             por el tiempo

 

             rajaduras en la cabeza

             un hombre perdido 

             en su propia vértebra

 

             el tiempo detenido

             en la boca del hambre

             siempre

             con su lobo caminar

 

             una mujer desgarrada desde la altura

             de su ser

             con más fuego y más metralla

             en el pecho que se abre como una flor

             muerta 

 

             y otra vez el tiempo

             con sus coágulos de sangre

             y sus volátiles discursos pegados en las márgenes

             

             y otra vez la historia 

             con los remiendos  que nadie observa

Literatura, Poesía

a la mitad del camino se inicia el dolor

a la mitad del camino se inicia el dolor

           a cuatro tiempos

           la gente avanza al ritmo sigiloso

           del sonido mortal

           de una marcha fúnebre

 

           en las trompas y tímpanos

           se extiende el magma

           la pervertida sombra

           ¡alzad la voz, ángeles tristes!

 

           la multitud acostumbrada a los sahumerios

           al sufrimiento marcial

           anuncia la llegada

           de la muerte en los altares

 

           rueda enseguida

           la risa diabólica

           la huella prehistórica de los lamentos

 

           ¡alzad la voz, ángeles tristes!

 

           la memoria -otra vez-

           naufragando en el fango

           en los corazones voraces

           del hombre

           

           ¡alzad la voz, ángeles tristes!

 

           queda el trino mortal

           en el viento desesperado

           sacudiendo

           árboles y piedras

Literatura, Poesía

secos son los días

secos son los días

          de nuestros corazones

          en cada lado

          el llanto se descuelga

          peligroso

 

          a la mitad del camino

          la catástrofe se desnuda

          y crece

          a cada instante 

          el hambre en el pecho

          

          a esta hora

          anochece tan pronto

          en los ojos

          del hombre